Dilataciones.

La técnica de dilatación para los piercings puede ser por ejemplo con las barras dilatadoras que van en un aumento gradual. Lo normal es que se haga en un centro profesional de piercing donde se cumplan todas las condiciones de higiene y que cuente con personal especializado en piercings.

Cuando se mete un dilatador vemos que existe un tope, donde la piel ya no permite seguir avanzando, y que nos indica el diámetro de piercing en el que estamos trabajando. De esta manera no forzamos el piercing y avanzamos de a poco, sin lesionar la zona.

No podemos decir que para todas las personas las dilataciones funcionen igual. Depende de la zona y de la persona. Una de las zonas que se dilata con más frecuencia es el lóbulo de la oreja. La gente empieza con un piercing de oreja y luego decide ponerse algo más grande, más llamativo, y se pasan a los plugs y túnels, por ejemplo, de los que hay de todas las medidas, para ir progresando de a poco en la dilatación del piercing.

Otros requerimientos son las dilataciones de los piercings de cartílago, de nariz, de pezón, de labio, de ombligo y de zonas genitales. Las dilataciones de piercings genitales se piden un poco menos y son de las que más tardan en adaptarse a los nuevos tamaños, por lo que el proceso es lento.

Otra técnica que se puede utilizar para conseguir una dilatación más rápida es la de los “dermal punches” que consiste en ir ampliando la zona desde los 1.5 milímetros hasta los 8 milímetros. En este caso se va rompiendo el tejido, o que causa una cicatrización más lenta. Tiene el riesgo de que pueden producirse infecciones debido al modo de proceder con la dilatación del piercing.

Un consejo a la hora de dilatar las zonas es usar material que sea pesado, ya que esto va a favorecer la dilatación del piercing. Existen múltiples materiales a elegir, como siempre tenemos que tener en cuenta la biocompatibilidad con nuestro cuerpo, analizar si somos alérgicos a algún material y ver nuestros gustos personales.

Para mucha gente en las ciudades, el body piercing, los tatuajes y las dilataciones o modificaciones corporales son algo nuevo, pero nada más lejos de la realidad. Ya los Incas y Aztecas del actual méxico, en su época utilizaban estas técnicas. También lo hemos visto todos en ciertas tribus africanas y del sur de Asia, que siguen estas costumbres de piercings y dilataciones desde hace siglos.

A pesar de ser una práctica tan antigua, los nuevos materiales, la generalización de su práctica y la imaginación de la gente está haciendo que veamos cada vez más piercings, dilataciones y modificaciones corporales distintas y originales. El mundo del body piercing sigue evolucionando y creciendo cada día.

Normalmente aconsejamos prestar mucha atención a los ciudados posteriores de los piercings, en este caso este consejo es aún más intenso. La zona debe estar bien curada antes de seguir con el proceso de dilatación. Es importante limpiar la zona con suero fisiológico varias veces al día y usar jabón antiséptico. Las tiendas de piercing además venden productos específicos para estos ciudados de modificación corporal o body piercing.

 

Anuncios
de andreillatejada Publicado en Piercing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s